Una de las maneras más clásicas para pasear por el Real de la Feria