Los datos oficiales hablan de un descenso considerable de la afluencia de visitantes: un 8 por ciento menos de usuarios en los autobuses municipales