La Guita, las penas te quita...