Nadie tiene un pacto con el tiempo, ni con el olvido y el dolor